LA BATALLA DEL EGO VS. AMOR.

Muchas veces escuchamos hablar de la batalla entre el corazón y la mente, y aunque a cierto nivel hay algo de verdad en eso, en realidad la batalla no entre el corazón y la mente, sino entre el ego y el amor. Todos tenemos la capacidad de amar, así como todos tenemos ego, SÍ, todos lo tenemos ego, y todos debemos aprender a controlarlo, porque si dejamos que nuestro ego nos controle, nunca podremos vivir una vida plena, y en su lugar viviremos una vida de drama y sufrimiento, especialmente con nuestras relaciones más cercanas. Nuestros sentimientos negativos, como la ira, el resentimiento, el miedo, y los celos, son todos productos del ego. ASÍ ES COMO SE LLEVA A CABO LA BATALLA DEL AMOR & EGO. Dentro de cada ser humano, existen estas dos fuerzas opuestas luchan entre sí: Amor & Ego. Cada una tiene su propia agenda, sugerencias, e ideas, y casi siempre son opuestas, simplemente depende de nosotros elegir lo que permitiremos gobernar en nuestras vidas. LA FUERZA DEL AMOR. El amor nos atrae hacia el bien, nos impulsa a ser amables y sensibles en todo momento, y nos advierte cuando somos crueles o negligentes. No son los modales o la educación, sino la fuerza del amor dentro de nosotras lo que nos hace sentir tan incómodos con estar enojados, ser rudos, reactivos, estar nerviosos o paranoicos. No hay demandas sobre el otro, porque no hay expectativas. No hay expectativas porque la expectativa de que la otra persona sea alguien o algo que no es (y no puede ser) nunca es parte de la ecuación. El amor simplemente saca al ego de juego. Si seguimos a nuestros corazones, el amor regirá cada uno de nuestros movimientos y crearemos belleza dondequiera que vayamos. LA FUERZA DEL EGO. Cuando se trata de amor egoísta (la mala clase de amor), recurrimos a nuestro ego para tomar las decisiones, en lugar de a nuestro espíritu. El problema con esto es que el ego no tiene ninguna habilidad para relacionarse, y es por eso que siempre va a tratar de manipular como un medio para dar y recibir amor. En un esfuerzo por protegernos, el ego recurre a la resistencia, discusión, lucha, sarcasmo, desilusión, depresión, agresión, frustración, agresividad pasiva, venganza, gestos irrespetuosos, intolerancia, culpa, competencia, desconfianza, resentimiento y dudas. Las elecciones del ego terminan convirtiéndose en obstáculos para que el amor y nuestras relaciones prosperen y se vivan en paz. ​ El ego no solo teme que el amor resulte en dolor, también teme que si amamos abandonemos el concepto del ego (separación y auto-protección) por completo. El ego es un reflejo de nuestras propias carencias (nuestro propio sufrimiento por la separación de la fuente), y no de las carencias de nuestro amante, y se basa en la premisa errónea de que nuestra satisfacción se puede encontrar en otra persona, y por tanto exige a esa otra persona, que sea todas las cosas que creemos necesitamos que sea. Esta dinámica se basa en pedirle a la otra persona que sea algo que él no puede ser, es decir lo que queremos que sea, en lugar de qué o quién es en realidad, y esto solo puede llevar a la desilusión, la decepción y, en última instancia, al resentimiento, sin darnos cuenta que son estos sentimientos los que, al final, son la génesis de todas esas cosas que rompen una relación. ¿ASÍ QUE, QUÉ DEBEMOS HACER?. 1. RECONOCE QUE NO SIEMPRE ESTAS EN LO CORRECTO. Recuerda antes de entrar en un argumento que no tienes que estar siempre en lo correcto. Para el ego, tener razón todo el tiempo es parte de su identidad. por lo tanto, quienes no pueden dejar ir sus egos hacen y dicen todo lo que sea para estar siempre en lo correcto. Desafortunadamente, esto sucede a expensas de todo lo demás. El deseo de tener siempre la razón puede arruinar las relaciones con los compañeros de trabajo, los jefes, los hermanos, los familiares, los socios, y en especial, nuestros amantes. En algún momento, debes darte cuenta de que la falsa autoestima que obtienes al adherirte a tus armas y “deseo de tener razón” no supera la verdadera felicidad, y mucho menos te hace mas digno antes los ojos de otros. Está bien estar equivocado. ¡Nadie es perfecto!. Comprender tu verdadero yo y practicar la autoconciencia te ayudará a darte cuenta de que no puedes estar en lo cierto en cada situación. Siempre habrá situaciones en las que hagas una llamada incorrecta, tengas una actitud incorrecta o simplemente estés en el lado equivocado. Aprende a discernir estas situaciones y no tengas miedo de admitir que estás equivocada. Puede ser difícil al principio, pero admitir que estás equivocada te da una sensación de libertad. 2. SUPERA LA NECESIDAD DE SER MEJOR QUE LOS DEMÁS. Un ego fuera de control te lleva a pensar que eres mejor que todos los demás, y que eres superior en todos los sentidos. ​ Siempre habrá alguien mejor, más guapo, más inteligente, más rápido, más rico. Cuanto antes te des cuenta de que no puedes (y no debe sentirte obligado a) ser mejor que los demás, antes podrá reparar y mejorar tus relaciones. En lugar de competir, ¿por qué no pensar en ser mejor? Eres divinamente perfecto y único, recuerda esa verdad divina y enfócate en cómo puedes mejorar tú, y todas tus relaciones mejorarán. ​ 3. PRACTICA EL SENTIRTE SATISFECHA. Al igual que puedes configurar tu mente para que sea más tolerante y consciente de sí misma, puede configurar tu mente para que esté feliz con lo que tienes. Saber que tienes lo que necesitas, y que la mayoría de las otras cosas son buenas, pero no necesarias, te ayudará a estar más abierto a lo que otros tienen que decir, y entender cómo se comportan. ¡Eres afortunado por lo que tienes, y debes estar agradecido por ello!. 4. IDENTIFICA DESDE DONDE ESTÁS ACTUANDO. Hay una series de conocimientos detrás de cómo actuamos ante situaciones determinadas. En realidad esas situaciones están puesta ahí para eso mismo, hacerte actuar, pero debes estar consciente de la diferencia entre actuar y reaccionar. La reacción está condicionada por nuestro sentido de preservación, tu mente muy rápidamente analizara la situación trae peligro o dolor, y si determina que es una situación de la de debes protegerte automáticamente tomarás las riendas de tu sistema nervioso, y con tu mente al mando es casi imposible tomar decisiones alineadas con la verdad divina. La acción por el contrario aunque en principio también puede parecer lo mismo, si le das el espacio necesario puede ser mucho más alineada con tu verdad porque puedes ver todo el panorama de manera más amplio. Ante cada situación trata de identificar si estar reaccionando o actuando, y siempre deja espacio entre la reacción y la acción, en ese espacio es donde los milagros ocurren. 5. EVITA LAS ETIQUETAS. El ego necesita de las etiquetas para poder manipular como lo hace, pero esas etiquetas están solo basadas en la ilusión que estás proyectando fuera de ti. Tu no eres las etiquetas de tu ego, no eres el hijo, el padre, el medico, el abogado, el ladrón, el asesino, porque nada que te separa de los demás es verdadero. Todo lo anterior es solo tu papel en esta vida, es lo que haces, no lo que eres. Si te escondes detrás de las etiquetas nunca podrás revelar a ti mismo y otros tu propia identidad infinita. Y CUANDO TODO TE FALLE Y SIENTAS QUE TU EGO ES MÁS FUERTE QUE TU AMOR INTENTA ESTO: CAMBIA TU PERCEPCIÓN. Detente. Respira profundamente. Sumérgete dentro de ti y accede al coraje, la calma y la forma más pura de amor, gratitud, e inspiración. Respira estas cualidades por todo tu ser. Luego elige tus siguientes palabras, pensamientos y acciones alineadas con la verdad que descubres dentro de ti. Observa que tan rápido cambiarán tus resultados y tus relaciones. Esa verdad muchas veces no será lo que esperas, o no estará de acuerdo a lo que socialmente es correcto, y eso te hará hacerle resistencia porque es desconocida para ti, solo te invito a intentarlo, te garantizo que no hay sentimiento más pleno que aquel que emerge de cuando actuamos alineados con nuestra verdad. ​ El ego y el amor son partes contrarias de ti con las que debes aprender a convivir, de alguna manera las dos son necesarias, pero nunca olvides que tu verdad y lo único verdadero es el amor. El ego es solo una ilusión creada por tu mente para para garantizar tu supervivencia, por lo que la personalidad de tu ego no es lo que te define. Ante cada situación de la vida siempre, SIEMPRE, puedes hacer que el amor gane la batalla. ¡Elige siempre el amor!. Con amor y gratitud, Yoly x. ¡AHORA ES TU TURNO! Si te ha gustado esta publicación, déjame un poco de amor en los comentarios, o compártela en tus redes sociales con tus familiares y amigos. Para hacerme llegar una pregunta sobre un tema que quieras sea abordado en Blog Milagroso o en un video en YouTube, agrégala a continuación en los comentarios, con el hashtag #QUERIDAYOLY.

LA BATALLA DEL EGO VS. AMOR.